INTRODUCCIÓN

 

Tengo hambre y sed de Justicia.
( Ofrendas)

Ramón Garrido Martínez. 2007


Entre la devoción y la esperanza, la luz muestra un deseo de hacer a veces alcanzable lo imposible.

Cuando una imagen se difunde e imprime, el rostro, la representación más fidedigna del ser, es pisada, pintada, arrugada … y va dando vueltas y vueltas por el suelo movidas por el soplo de viento.

Cuando el sentido de la existencia se centra básicamente en el consumo despiadado, y se crea la sociedad del bienestar, esa sociedad del falso reciclaje que induce e incita al confort egoísta y al satisfacción individual a costa de la destrucción del planeta y la explotación del prójimo, la existencia se aparta del sentido de la creación, experimenta dentro de sí la frustración de la vaciedad interior, y convierte el dolor y el drama ajeno, en el deseo de saciar la curiosidad.

Cuando convertimos el sentimiento real del otro en una ficción televisada, trasladamos la realidad pura y dura a las imágenes de una telenovela con un final siempre cambiante, donde en cada capítulo la víctima pasa a verdugo y viceversa y el interés se centra exclusivamente en conocer cual será el desenlace final.

¿Quién ha sentido, el dolor, la soledad, el terror y el llanto de Madeleine en los momentos decisivos, que solo ella ha vivido experimentado y sufrido?

¿Quién ha sentido, el dolor, la soledad, el terror y el llanto de una familia en los días de espera, en los momentos de esperanzas y de frustración?

¿Quién ha orado y pedido a Dios en su interior, en el silencio del corazón por Madeleine y su familia?

¿Quién ha encendido una ofrenda por Madeleine?


Hoy puedes hacerlo:

Por un euro, puedes ser parte de la obra:
Echa un euro al canasto, y enciende una vela.


Lo que se recoja irá destinado integramente a las monjas de Clausura de Santa Clara en Úbeda, las que de verdad rezan por la desesperación de Madeleine , por la desesperación mía…., y por la tuya.