GARRIDO

Introducción


Inicio

 

 

Este nuevo trabajo, se centra en la brevedad del instante, en lo simple, sencillo y efímero que es el gozo... y también el dolor; del momento en que se transforma uno en otro.

Es ese límite de las doce, donde cambia la hora, el día, la semana, el mes e incluso el año; donde se rompe el llanto en el nacer y también al final en el morir.

El instante; un instante, que no puedo contener ni fijar, ni siquiera entender la esencia de su circunstancia, de su duración... del por qué.

La fantasía, la ilusión, la desesperación, el sentimiento; que pronto cambia ,que poco lo ato . Aunque en el fondo lo deseara; aunque estuviera dispuesto a tomarlo ,a dejarlo plasmado e impreso, ¿Qué consigo,? ¿Acaso puedo detener un instante?.

Es la frustración, la transformación que sufre el espacio en la feria, en las vueltas de la noria; en la búsqueda de mi yo de mi ser ..... y de ti. Ese espacio es el que me impulsa a esta obra.

Elementos o residuos de fuegos artificiales, pequeños canutos, abiertos de forma arbitraria, curvados, desgarrados; globos explotados casualmente, pisados, abandonados y olvidados, por un niño que después de experimentar la satisfacción de recibir un regalo; algo ansiado algo esperado ; la base y el origen de toda su ilusión ....tras el hecho de tener , el instante en que este se desvanece , no fructifica y se devalúa.

La exposición va acompañada de unas secuencias; instantes plasmados e inamovibles de una cerca sobre la que cuelga un resto de cinta roja, ya abatida, ya gastada, ya olvidada..... sin más.

Una cerca; alambres que se cruzan, que cortan mi recorrido mi camino mi senda, mi dirección. Ver, ver a través de ella, tamizar la imagen, fraccionarla; yo aquí, tu allí y entre tu y yo... la cerca. Te siento próxima, te veo próxima pero en realidad no estás.

La secuencia fotográfica es un recorrido lineal a través de restos de cinta de plástico, de su presencia y de sus ausencias. Tras la cerca el paisaje ya abatido, ya concluido, es el resto de lo que fue, el fin del deseo, el cansancio en la espera. Es el claxon del "cacharrito" que indica que concluyó; que se acaba la función que no hay más ... que vuelve el día.

Ya son las doce; cambia el reloj, cómete las uvas; pasa el tiempo el año el instante. Llegará otro, me iré a otro; este ya se acabó y con él mi vida, mi desarrollo, mi obra y mi ilusión.



R. Garrido

Inicio