Emilio Sánchez Fernández

DESPUES DE VEINTICINCO AÑOS

            Decía Ramón Garrido, en sus principios: “Vivimos inmersos en una sociedad que condiciona y coarta nuestra libertad, en nombre de la propia libertad. Frente a la incoherencia de una existencia que consume su propio tiempo, mi obra muestra con la simplicidad y sencillez de mis diferentes desarrollos, la esperanza de hacer alcanzable lo imposible”. Y es verdad, este Arquitecto tan inmerso en le escultura, se encuentra sumido en un mundo que nos hace vibrar en unos conceptos tan simples que nos hace que estén a nuestro alcance los elementos que, por sencillos, nos los simplifica en cosas cotidianas. En sus exposiciones realizadas en mi entorno, he coincidido con varios patrocinadores –Latorre, Capel, etc.- que opinan conmigo en esta visión de su obra.

 

Emilio Sánchez Fernández

Pintor, exprofesor de Dibujo