La Incoherencia de lo absurdo

EL DESPRECIO AL ARTE ACTUAL.

Vivimos sumidos en un desprecio al arte contemporáneo, a la cultura actual, como consecuencia directa de la cultura de muerte que el hombre, en su afán de poseer el poder, en sus ansias de tener y de ser esta convirtiendo la existencia .

“La incoherencia de lo absurdo” denuncia todo lo externo que incide en la visión global de la existencia humana , que arrolla la dignidad de la persona y la arrastra

a una falta total de identidad,

a una falta total de capacidad de decisión,

a una falta total en definitiva ... de Libertad.

Si al hombre le cortamos la capacidad de decidir libremente, la capacidad de optar, la capacidad de pensar por el mismo desde dentro de su realidad mas profunda, desde dentro del contexto en el que vive y se desarrolla su historia y su tiempo; hacemos del hombre, creado por Dios para la vida, un ser que vive solo en la desesperanza, en la desilusión, en la oscuridad de las sobras, y en temor al tiempo que se le aproxima, en definitiva lo dejamos abandonado en “la incoherencia de lo absurdo”.

Dejar al hombre frustrado de su naturaleza , carente de sentido y de sensibilidad básica para poder contemplar y disfrutar la belleza y el arte de vivir plenamente la casualidad de la creación en lo inesperado, en contemplar experiencias de vida, en definitiva es castrar la posibilidad de vivir, plenamente su vida y su realidad, dejándolo encerrado y a oscuras en la “la incoherencia de lo absurdo”.

Mi obra, surge de las ansias desmedidas de búsqueda de una libertad, que todo y todos tienden ha hacerla ajena y lejana a mi; fuera de mi ser, de mi historia y de mis circunstancias.

“la incoherencia de lo absurdo”, surge como un grito, en el auxilio, como un soplo de viento suave, cercano al hombre.

Esta obra te ataca, clara y directamente, solo contemplarla te habla a través de la palabra. Y nada mas verte te dice sencillamente

eres absurdo,

eres incoherente.

Eres es un verbo amenazante, impositivo, coarta tu propia identidad, te posee, te impone, organiza tu existencia, coarta desde fuera tu dignidad y tu libertad.

Me revelo cuando dices lo que tengo que hacer; detecto que me impongan lo que soy, por que ni yo mismo sé lo que soy, lo que quiero, lo que pienso…. ni lo que siento.

Ese eres , que hiere y activa en ti la atención; te introduce en la realidad existencial de la obra, esa realidad humana donde la obra te muestra, que no eres lo que te han inducido a creer y pensar que eres..

Este eres es equivalente, ha te han hecho, o desean hacerte, o estas en camino de, estas dentro de un sistema, .... que desea hacerte absurdo , e incoherente, por que te presenta el individualismo egocéntrico, el consumo despiadado como el centro de tu existencia cotidiana. Tú eres por creación libre único, puro y perfecto, creado por Dios para el Amor y la vida…

 

Eres incoherente por que tus ansias de libertad y tus deseos de amor que surgen de lo profundo de tu ser, contrastan y se enfrenta a conceptos de verdades, de igualdades y de libertades desenfocadas orientadas a satisfacer esquemas impuestos por hombres con asías desmedidas y opciones dirigidas a satisfacer, por encima de ti, su propio yo.

Este desarrollo artístico tiene que ser cercano al hombre, y tiene que ser entendido y vivido por el hombre actual. Mi obra habla al interior de la persona, al espíritu de la persona y denuncia la falsedad en que la sociedad y los medios de comunicación, han convertido la existencia.

Vivir dentro de una red de influencias, de deseos, de poder y de oscurantismo, en cada momento y situación hace que “la incoherencia de lo absurdo” surja denunciando esta visión necia en que desean convencernos y demostrarnos que es la vida.

Mi obra , “la incoherencia de lo absurdo”. te deja libre para poder desde el proyecto existencial que ha realizado el Creador en ti y en mi como persona; desde la importancia que tienes como ser , te deja libre para que puedas desde tu identidad y tu realidad, experimentar de forma libre que tu existencia es perfecta, que tu vida es perfecta y que por el solo hecho de ser, merece la pena contemplar la existencia, y gozar con la plenitud profunda de sentirte amado y parte de la creación.

Tu das a “la incoherencia de lo absurdo” la calidad y la transcendencia de obra de arte.

La obra de arte eres tu, que frente a mi obra eres capaz de sentir en tu interior las ansias de búsqueda, los deseos de libertad, el sentimiento de trascendencia de tu existencia ... , eres capaz de contemplar y valorar tus encuentros, sentir la libertad de ser, la igualdad entre todas las demás partes de la creación.

Vivir, solo vivir el soplo de viento que te empuja niña a saber que tú vales, que eres importante, por que eres criatura creada libre a imagen y semejanza de Dios, al igual que yo soy criatura de Dios, un proyecto único, inabarcable, perfecto e inimaginable en tus propias posibilidades.

Solo considerando en nuestro interior nuestra vida, solo así podremos considerar, amar y desear conocer en profundidad “la incoherencia de lo absurdo”, el arte actual, y la cultura que por cuestión histórica, circunstancial y existencial nos corresponde vivir.

El hombre en su búsqueda, una búsqueda limitada, coartada, desenfocada; una búsqueda sin norte y sin dirección, igual que la araña, cuando por el deseo de experimentación le cortan la trama ; el hombre, el ser, la persona, que anhela sentir el soplo de viento de la verdad, de la libertad y del amor en su interior, no le queda más remedio que despreciar aquello que se le presenta como aliento de vida, en los conceptos y en las definiciones, pero que en realidad vive prostituido en los intereses de la supremacía del otro sobre él .

Cuando los agentes que actúan sobre el arte, sobre la vida, sobre la existencia…. la trivializan, la someten a la suma de vanidades, a la competición entre descubrimientos, al poder fáctico del dinero, del ansia de ser y del poder;

Cuando el arte se somete a las leyes del mercado y a la especulación; cuando el arte es sentido de superioridades de un ser, que se cree libre, frente a otro ser que desea ser libre, y al final los ata a los dos como esclavos de sus propios deseos ; cuando damos el espectáculo necio de sacralizar la obra del hombre y querer borrar de la tierra la impronta y la obra del Creador; cuando queremos hacernos dioses de nuestro destino y de nuestra vida, olvidándolos que solo estamos de paso, que ninguno ha fijado el día, lugar, momento y circunstancias históricas de su nacimiento, y nadie conoce el lugar,el día ,el momento y las circunstancias de su fin; cuando olvidamos que ser libre es dejar que el otro sea libre ; entonces hacemos que el arte, que la belleza, que la sensibilidad, que es todo lo que va directo al corazón y al espíritu del hombre, carezca de sentido, y surge en lo mas profundo de nuestro ser el desprecio al arte que se nos presenta..

Al hombre de hoy solo le queda poder expresar,sin ser ni siquiera consciente de ello; poder expresar con su desprecio, con su aptitud, con su indeferencia con su escepticismo, con su mirada lejana y su sonrisa satírica, con esa expresión exterior que fluye al quedarse sumido interiormente en un escalón de inferioridad , prefiere negar su entendimiento y alejarse de la obra que se ha generado, por y para él.

Es absurdo pensar que la obra que se hace para el hombre y que sólo tiene sentido en la apreciación y motivaciones que genera en el interior de cada persona, sea al final la causante de la frustración del que busca y al final solo encuentra en ella el tedio y el aburrimiento de contemplar en la obra, el fruto de los intereses creados por la sociedad.

El hombre lo acepta; la sociedad lo ha acostumbrado a resignarse ante los empujes, aberraciones y esclavitudes a las que esta sometido en cada momento de su circunstancia, de su vida y de su historia. Nos acostumbran a vivir fuera de nuestro yo en el deseo constante de ser siempre algo del otro.

Eso es “La incoherencia de lo absurdo”.

Niño tu no vales, niño tu no das la talla, no sonríes oportunamente, no miras correctamente, la barbilla esta baja y tu andar destartalado. Niño, tu tono de voz es algo afilado, a tu pelo le falsa composición, y tus pechos niña desentonan con el brillo del lunar que llevar en lo alto de la nariz.

Tu no vales, no llegas, no das la talla,

Eso es “La incoherencia de lo absurdo”.

La existencia se ha convertido en la lucha contra la realidad individual, que es la propia identidad de cada ser , de forma que ya ni tú sabes que es lo que deseas; sólo sabes que tu proyecto no está bien terminado.

Eso es “La incoherencia de lo absurdo”.

Con agrado sonríes y reconoces tu no entender, el arte, la cultura y la vida, es cosa sólo de entendidos .

Eso es “La incoherencia de lo absurdo”.

Si “La incoherencia de lo absurdo” no es para ti, si tu no lo puedes percibir, yo te lo muestro, por que mi obra no es sagrada, por que mi proyecto artístico no es lejano a tu vida, por que tus ansias y las mías son las mismas y por que el sentido de mi esfuerzo y el sufrimiento del acto creativo solo tiene sentido si es capaz de estimular y hacerte sentir en tu interior,que vives.

Denunciar el juego de esta sociedad, que te mete en cánones que son ajenos a tu yo.Transmitir, que la vida tiene sentido y que el amor por el que hemos sido creados es capaz de cambiar el interior de tu ser, y dar sentido a la belleza de tu existencia, de tu historia y de tu vida.

Denunciar la incoherencia y el absurdo, de los poderes fácticos que están creyendo que te dominan, que ansían tu espacio para ser ellos solos, y no descubren que están atados y amordazados en su propio fango.

Denunciar que el poder no da el sentido a la existencia, que estamos de paso; transmitir frente a la cultura egoísta y egocéntrica de la sociedad, la cultura de la vida en la elección libremente del amor con que Dios nos ha amado, Amor por el que existimos y Amor que compartimos.

No esta de moda hablar bien de la iglesia; a la sociedad consumista , hablar del Espíritu y de la contemplación no le interesa. Mis encuentros están vinculados a la Fé Católica (la de siempre), por que aunque como institución humana y estructura social la detesto, por que se aleja de mi identidad individual; la sabiduría y los valores del Espíritu, los he recibido en su seno .

la Iglesia me muestra la posibilidad de unido a Cristo y con el discernimiento y los dones que da el Espíritu, de ser libre, vivir libre, y dejar al otro libre; me enseña, e instruye en el camino de la vida, en el camino de la elección libre del Amor.

Desde esa libertad, desde el concepto existencial de la dignidad humana de todo ser, desde la igualdad y la fraternidad entre todos los hijos del mismos Padre, desde la denuncia a la vaciedad en que la sociedad desea meter las palabras, los pensamientos y la creación artística, desde el desprecio profundo a esta sociedad de clases, individualista egocéntrica , incoherente y absurda, surge este nuevo proyecto artístico

¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego.?

Potenciar con la obra, la búsqueda de la verdad, de esa verdad que nos hace libres, que nos quita la esclavitud de las diferentes ideologías, que mostrando conceptos de verdad tergiversan al final los hábitos para generar el odio y el rencor; ideologías y estructuras que hablan de libertad para marginar; que potencian el medio ambiente contaminando el espacio, que hablan de ejes del bien y del mal pero están descentrados, por que imponer siempre genera marginalidad, odio y desprecio.

Hay que potenciar el desprecio, a la cultura de la muerte,

a la cultura del consumo por el consumo,

a la cultura del ser más ,

a la cultura del tener más ,

a la cultura del poder de ti sobre mí.

Eso es “La incoherencia de lo absurdo”.

Desprecio a la cultura de la competición para llegar a algo cuyo final es polvo.

Recordar que eres polvo y al polvo volverás.

Recordar que llegaste un día a esta vida , sin saber el ¿Por qué?,

Recordar que un día te iras de esta vida , y no sabrás el ¿Por qué?.

Eso es “La incoherencia de lo absurdo”.

Recordar que el tiempo pasa, que solo se vive el instante, ese momento fugar incapaz de predecir, incapaz de controlar esos sentimientos e inquietudes que surgen en cada instante,… esa belleza de lo inesperado, esa capacidad de poder hacer tu y revivir tu en tu historia mis inquietudes , ese sentir por el mismo hecho aspectos diferentes en cada ser; eso es “La incoherencia de lo absurdo”. ese es el sentido de esta obra que te muestro, obra creada para ser disfrutada por ti, para que sea gozada por ti.

 R. GARRIDO