Elegía

Me duele entender el desprecio a la materia,

al objeto,

a la vida.

¿Por qué te dejaron marchar?

¿Por qué te empujaron al suplicio,

Al vacío,

A la nada?

Sóla, sin más,

En una espera densa,

en la oscuridad negra,

en la noche espesa ...... y fría.

Me repugna, tu imposición,

tu decisión,

tu orden.

Mediatizar y manejar la conciencia con palabras,

Palabras y palabras,

palabras...sólo palabras,

muerte y estupidez en un instante,

defender,

dar razones,

generar argumentos.

Alguien está muriendo,

alguien llora la pérdida,

en una espera densa,

en la oscuridad negra,

en la noche espesa ...... y fría.

Crear sufrimiento sin más,

quemar petróleo sin más,

gastar,

Destruir, para luego construir.

Guerra y muerte,

nada y vacío.

Sólo.

Alguien llora,

alguien se resigna ante ti,

ante tu decisión,

ante tu imposición,

ante el suplicio,

frente al vacío,

frente a la nada.

Sóla, sin más,

en una espera densa,

en la oscuridad negra,

en la noche espesa… y fría.

Sóla,

no hay más.

El vaso de agua cuando cae estalla,

el agua salta,

te moja,

salpica.

Con el sol desaparece; desaparece el agua,

se evapora, ¿Dónde el rastro?,

¿Dónde el signo?

¿Dónde la conciencia?

¿Dónde la libertad?… ¿Y tu amor?

¿y las manos?

Puedes olvidar tus manos rojas,

tus manos color rojo de puticlub,

color que desaparece

bajo el agua limpia

clara,

cristalina.

Agua para África, agua para Asia,

Tus uñas rojas,

muestran el éxito del poder,

la ilusión efímera de ser

el ansia por un aplauso, por el vaso roto,

por el agua caída,

por oír el llanto y tu lamento.

Sóla, sin más,

La dejaste sola,

en una espera densa,

en la oscuridad negra,

en la noche espesa… y fría.

Todo desaparece,

queda el llanto,

la sorpresa que genera ese sonido sordo

al incidir tu mano en mi rostro.

El pantalón se seca,

el agua no mancha,

¿Y si hubiera sido leche?

Leche al África, leche para Asia.

Y el rojo, ... queda el color rojo bajo tus uñas,

sobre tus sueños,

en lo dormido de su razón,

en la imagen de tu recuerdo.

Me quede con sed,

rompiste el vaso… me dejaste con sed;

sólo y con sed

en una espera densa,

 

en la oscuridad negra,

en la noche espesa… y fría.

Cuando la mente esta saciada de consumo,

de placer,

de ansias de ser,

de humo y fantasías,

sueños e ilusiones,

nos queda ver la guerra.

sentir el color rojo,

tonos rojos,

anaranjados y amarillos;

color de fuego.

Fuego en S. José,

fuego en tu mirada.

Mírame, deja en paz a los muertos,

a tus muertos,… a los míos,

a los que hoy caen por tu poder,

con tus ansias y tu ser.

Deja que los muertos entierren

a sus muertos.

Ver los muertos,

escuchar el llanto… ver el entierro

¿Por que suicidar la vida?

Ahogar el lamento,

hundir el silencio…

e ignorar la existencia.

Guerra,

ayuda y destrucción a la vez,

todo es posible.

Hoy todo es posible,

Tu puedes,

tu vales,

tu eres, tu estás...pero estás sólo,

en la incertidumbre de la espera,

en la oscuridad negra, densa,

en la noche espesa ...... y fría.

La trompeta suena bien,

tu voz,

tus palabras,

tus excentricidades generan escuela,

me inducen, dirigen mi recorrido en el territorio de

tu imagen,

esa imagen que me dejó tu ser.

¿Dónde el sentimiento?

el sentido

el amor,… el odio.

¿Dónde estas tú?

¿Acaso soy libre o sueño sólo con serlo?

Me dices libre,

que voto libre,

que sea libre;… no se jugar,

tus cartas están marcadas,

los ases se me ven,

no se perder,

no te quiero perder,

¿Dónde te encuentras, dónde estás?

En esta espera densa,

en esta oscuridad negra,

en esta noche espesa… y fría.

¿Adónde vas?

¡Ven!

¿Por qué te fuiste, sin un adiós?

¿Sin mirar atrás?

¿Sin un gesto?

te fuiste callado ...sin más,

Ignorados,

repelidos, con asco

te miraron siempre de reojo,

al trasluz,

con curiosidad,

con asco

te tiraron con asco,

todos juntos a la fosa

a la basura

envuelto con los despojos de una sociedad

saciada

con los despojos de tu poder,

sensible a la altivez de tu mirada,

al vacío de tu mente,

de tus esquemas

y de tus proyectos.

 

Vano,

todo vano,

todo vanidad de vanidades.

Con tu vanidad se fue mi obra,

quitaste parte de mí,

Quisiste llevarte mi ilusión,

sentarme a tu lado, sobre la mesa

y ante el café,

en este puzzle… las piezas no cuadran.

Como expresión del instante,

te pierdes en la espera, con agonía,

con el desprecio de la ignorancia,

con la vaciedad de los actos repetitivos,

mecánicos, …sin sentido,

sin saber por qué,

con un acto propio de la rutina.

Nada sirve,

tu ya no vales, eres viejo,

hueles viejo .... y estás sucio,

quédate solo

en una espera densa,

en esta oscuridad negra,

en esta noche espesa… y fría.

a la espera del fin

 

¿Adónde vas? …ven.

No ver más,

no ver nada,

no entender nada.

Sólo lo útil, el consumo de lo útil,

la necesidad de ser útil,

de ser, de tener

de imponer tu razón,

tus ansias

tus deseos

tu interés y tu criterio.

Dominar,

te gusta estar alto,

dominar,

ahora subir, luego bajar,

gira y gira y de verte girar me mareas.

Para ya, ... me bajo.

Determinar el destino de los pueblos,

de las mentes ... sólo quiero contemplar,

déjame contemplar

contemplar sin más,

comer sin más, ...vivir.

 

Eficacia que destruyes la identidad propia del ser,

que eliminas la vida,

la obra, y...te quedas igual,

altiva,

serena,

sin más.

Comer, sólo comer

Me gusta verte engordar,

ver que tus ansias llenan el cuerpo

y tú, frente a la satisfacción de la saciedad,

sufre tu propia condena.

Fuiste mía,

fuiste tú,

tu ser,

tú y solo tú.

Te indujeron a la nada,

te llevaron hacia el vacío.

Todo arrasado,

Tras la guerra todo arrasado,

luego ¿Querer construir?… un mundo

un mundo nuevo de justicia,

de libertad,

de verdad,

de mi libertad,

de mi verdad.

 

Basura, sólo basura.

Los cartuchos se marcharon con la basura

tras una espera densa,

en una oscuridad negra,

en la noche espesa… y fría.

a la espera del fin,

a la espera de la muerte,

entre flores y color,

en fila al cementerio.

Cuando no hay alegría la música no suena bien,

Tras la gloria,

la nada,

y en el vacío ¿te quiero mostrar mi amor?

Hipócrita

tamizas conciencias,

estableces esquemas, que no te crees,

que no te crees, que me impones con la fuerza que

da ser y el estar ahí.

Vete,

sal fuera,

quédate ahí, que yo aquí seguiré mi camino,

mis pasos, sin ti.

 

Hoja que te hacen ceniza,

con el soplo del viento,

de forma callada,

casi sin ser vista,

desnuda,

te esparces, desapareces

al igual que el agua cuando se evapora, me deja

sólo

sólo tú,

sólo yo. Sin más.

Tras una espera densa,

en una oscuridad negra,

en la noche espesa… y fría.

a la espera del fin.

Siento tu espera en la noche negra,

con el frío del invierno, la noche es más larga,

más espesa,

el frío borra el sentido

de la existencia, del ser.

El llanto se pierde con la distancia,

el dolor se cubre con el tiempo,

 

Buscar y encontrar,

recoger,

humillación inicial que construyen

dentro de mí

mundos nuevos y escogidos

Unirme a tí

Hacerme uno en tí

con el polvo,

con la suciedad, con la textura.

Me gusta sentir mis manos,

sentirlas llenas de polvo,

de oxido, de polvo…

frotarlas,

sentir, que soy uno,

que soy polvo,

y al polvo volveré;

unirme a la tierra

a las piedras,

al resto de la creación.

El polvo al polvo,

¿Cuánto vales?

¿Cuánto cuesta el polvo?

¿Para qué sirve el amor?

¿Dónde el sentimiento?

Sentir,

con dolor o complacer... sentir

Sentirte a ti,

estar contigo.

¿Quién maneja la cultura?

¿Quién dicta la justicia?

¿Quién sentencia el final?

¿Acaso te crees libre?

Estructuras que anulan la identidad,

estructuras que inciden en ti,

para imponer

para tiranizar la voluntad,

Dictámenes,

sentencias y justicias que aburren,

que muestran el deseo de llenarte,

de mantener su imagen,

su estatus y su posición

Eres patético, te detesto.

 

Mantengo mis palabras, te deseo lo mejor,

que encuentres la mejor,

la más rubia, rubia con ojos azules,

disfruta ese instante, no hay más,

disfruta esta noche,

mañana llegará el día, y te irás,

y otro llegará, de paso,

todo de paso,

vivir de paso,

estoy de paso.

¡Qué poco cala mi trabajo!

mi esfuerzo,

mi vida y mi ilusión.

Ríe,

me gusta verte reír,

me gusta saber que te provoco sensación.

Prefiero la risa a tu llanto.

Dame risa,

tu risa me contagia.

Ríete,

con el sol se evapora el agua,

con el viento se esparcen las cenizas,

no queda rastro de ti,

ni recuerdo la imagen de tu presencia.

Tanta incomprensión,

incoherencia,

oportunismo,

y cinismo, no, yo quiero adelgazar,

esto no me gusta.

Vete, vete lejos; tu olor me recuerda mis ansias del

pasado; el pensar que pude ser tú, me envuelve en un halo de indiferencia

ante tu presencia.

Perdí la obra, que descanse en Paz.

R. GARRIDO