Algunos interrogantes

¿Qué es la Mediación?

 

La mediación es un método de resolución de conflictos donde un tercero imparcial (la persona mediadora) facilita la comunicación entre las partes enfrentadas, generando que ellas mismas asuman su protagonismo en la búsqueda de alternativas posibles de solución. Quien desarrolla la mediación se sitúa en el mismo plano que las partes, conduciendo el proceso comunicacional, mientras que éstas mantienen el poder de decisión sobre las posibles soluciones del conflicto.

 

¿Qué se pretende en Mediación?

 

• Mejorar la comunicación entre las partes, o restablecerla.

• Encontrar soluciones pactadas y adecuadas a cada situación teniendo en cuenta las necesidades de cada persona.

• Evitar que el conflicto siga creciendo, buscando junto con las partes las posibilidades de acuerdo.

• Prevenir la excesiva judicialización de los conflictos.

• Promover la autonomía de las partes en conflicto, devolviendo a las mismas la capacidad de opinar y gestionar sus propios conflictos.

 

¿En qué casos la puedo utilizar?

 

• En todas aquellas situaciones en las que exista voluntad para solucionar el conflicto.

• En el ámbito familiar (entre parejas, entre padres e hijos, etc.).

• En relaciones vecinales.

• En relaciones comerciales.

• En la escuela (entre el alumnado, entre profesorado y alumnado, entre profesores y padres de alumnos, etc.).

• En el ámbito laboral (entre el personal, entre la empresa y el personal, etc.).

• En el ámbito de la prestación de servicios de cualquier ámbito, etc.

 

¿Qué ventajas tiene la Mediación?

 

• Favorece la comunicación entre las partes y su empoderamiento al devolver la capacidad de proponer soluciones a sus propios conflictos.

• Reduce el coste y la tensión emocional, lo que permite mantener las relaciones en el futuro.

• Evita largos y costosos procesos judiciales.

• Favorece vínculos y el ejercicio de las responsabilidades entre los intervinientes, en un clima de cooperación y respeto mutuo.

Las decisiones que se adoptan provienen de las partes interesadas, sin que vengan impuestas por alguien ajena a la situación. Como consecuencia de lo anterior, las partes interesadas tienen mayor predisposición a cumplir lo acordado en una Mediación.