Monumento Alegoría a las Telecomunicaciones

Monumento Alegoría a las Telecomunicaciones en la Plaza de la Constitución de Canena (Jaén). Año 2010

EL MONUMENTO ALEGORÍA A LAS TELECOMUNICACIONES se encuentra enclavado en la Plaza de la Constitución en el centro histórico de Canena. Se enriquece de este modo el Patrimonio Cultural y Artístico del municipio con esta obra escultórica contemporánea.

Como paso previo al Museo de las Telecomunicaciones, entre la Iglesia Parroquial del siglo XVII y el edificio del Museo del siglo XX, en la Plaza de la Constitución, el Excmo. Ayuntamiento de Canena ha levantado el Monumento denominado “ALEGORÍA A LAS TELECOMUNICACIONES”, una obra de arte actual del siglo XXI.

Es una escultura de más de ocho metros de altura, obra del artista y arquitecto ubetense Ramón Garrido Martínez, con la que se quiere rendir un homenaje al esfuerzo del hombre, que con su trabajo contribuye a salvar distancias y a facilitar la comunicación entre los habitantes del mundo.


La obra en sí, que ha sido montada magníficamente por la empresa Abentel, está formada por un conjunto de seis postes de telecomunicaciones que, de forma en espiral, van ascendiendo las crucetas a la vez que giran sobre ellas, identificando con esta ascensión el camino siempre sorprendente e innovador que desde su inicio ha experimentado el mundo de las telecomunicaciones. Una ascensión que vincula lo material con lo espiritual, la tierra con el cielo.

La obra de arte contiene todos los principios y paradigmas que Garrido establece en sus diferentes proyectos artísticos. Para este monumento el artista parte de la base conceptual del hombre, de su esfuerzo y desarrollo, del interés en poder establecer la comunicación, no sólo con el próximo sino entre diferentes personas, países, lenguas y culturas.

Sobre cada vértice del hexágono incide un poste. El artista parte del hexágono por ser seis (media docena) un número simbólico para él. El hexágono es una de sus figuras determinantes al coincidir el lado con el radio del círculo que lo inscribe.

ALEG_TELECOM_05Esos seis postes van girando en torno a uno central, el más alto y que lleva crucetas en ambos lados.

A partir de ahí y con todos los elementos clásicos de la telefonía que tan acostumbrados estamos a ver en nuestra fachadas y en nuestros campos, se completa la obra con los hilos desnudos, maderas cruces propios de este artista.

Los tonos del monumento se mimetizan con la piedra de la Iglesia y del pavimento de la plaza;  y, como toques simples, como pinceladas sueltas, aparecen los extremos de los cables de teléfonos que, tras desprenderse de su funda negra exterior, se esparcen como un bucle multicolor. Unos toques de atención sobre la madera ya usada. Es la recuperación del trabajo manual frente al desarrollo tecnológico lo que prima en esta obra del siglo XXI, que se ejecuta con postes del siglo XIX.

La posición escogida focaliza la escalinata trasera e introduce en la Plaza de la Constitución una nueva sensación espacial.

 


DONCEL DE COMUNICACiÓN
A la alegoría de Ramón Garrido,
en la Plaza de la Constitución de Canena,
y en agradecido recuerdo a Cristóbal Torres.

Simbólico hexágono
de cruces rameado
que aspiras a cielo y a humano,
callado en tus grises,
coronado de verde, claveteado en cristales;
cuerpo de postes y crucetas en giro perpetuo,
ascensión copulada de espíritu y materia,
ruda y etérea estructura
que conecta y comulga,
concuerda y enlaza,
en vínculo humilde y esclavo,
pasiones, quereres, deseos,
tristezas, proyectos y esperanzas.
Árbol de noticia,
tronco de comunicación,
lábaro de informaciones,
noble y silencioso sustituto de intercambios,
testigo informulado de presencias.
Así eres tú, paladín de hilos desnudos,
vestido en madera, mimetizado en silencio,
acomodado a la infinitud de la piedra.

Juan Pedro Gómez
Catedrático de literatura

Versificación de poema

 


 

image001En algunas ocasiones, por motivos más o menos explicables, el observador atento puede encontrarse con auténticas joyas de elevado quilataje cultural engarzadas en ambientes y espacios en principio sorprendentes o poco imaginables.

Así, en las tierras altivas cantadas por Miguel Hernández y Antonio Machado, entre olivos retorcidos y perfumes de exquisito aceite, en los campos de Asdrúbal, de Escipión y de los Banu-Kinana, allí en donde resulta natural, e incluso fácil, el encaje literario, la glosa y el recuerdo de las lomas verdes, del hombre atado a su tierra y del esfuerzo milenario, aparece como por arte de magia, en las proximidades del macizo Castillo de Vandelvira, algo tan chocante o por lo menos tan inesperado, como puede ser el Museo de las Telecomunicaciones de Canena.

En el espacio previo al Museo, en la plaza de la Constitución, en un lugar recogido y rodeado de piedra vista, se eleva una Alegoría de las Comunicaciones del escultor Ramón Garrido que hace de perfecta introductora, de presentadora cargada de significados y connotaciones históricas y tecnológicas, de todo lo que después se puede visitar en el interior del museo con un carácter didáctico muy significativo.

Forma y estructura del monumento de Garrido, en perfecta fusión con la materia recobrada, son coherentes con la funcionalidad y parquedad de lo representado, al mismo tiempo que su verismo y autenticidad emparenta con el tópico realista de la larga tradición pictórica, escultórica y literaria del arte español.

Juan Pedro Gómez
Catedrático y Museólogo

Proyectos